protesis sin paladar

Prótesis sin paladar una prótesis ideal y cómoda

Son muchas las personas que a menudo nos preguntan por la posibilidad de llevar una prótesis sin paladar. Por ello, os trarmos este artículo para aclarar las dudas que puedas tener a la hora de utilizar este tipo de prótesis.

¿Qué son las prótesis sin paladar?

Las prótesis sin paladar son aquellas tipos de prótesis dental que no llevan paladar, estas pueden ser tanto removibles como fijas según las necesidades de casa persona.

¿Puede utilizar cualquier persona este tipo de prótesis?

Es importante saber, que es posible  para la mayoría de las personas portar una prótesis sin paladar, pero la mayoría de las veces no en la forma en que ellos se imaginan. Normalmente, en las búsquedas que se realizan en Internet de protesico dental no se suelen encontrar los resultados esperados, pues el paciente busca normalmente un aparato removible (de quita y pon) pero que no lleve paladar, lo cual será posible o no dependiendo de las características de la encía, número de piezas remanentes, entre otros factores.

Para hacer una prótesis sin paladar disponemos de varias opciones, depende del número de piezas que necesitemos  sustituir.

Prótesis sin paladar con prótesis fija

La primera opción en el caso de una prótesis fija es tallar los dientes necesarios para colocar un puente fijo de cerámica.

puente fijo de cerámica

Otra opción, puede ser la colocación de los implantes necesarios para atornillar una corona de cerámica o un puente fijo.

protesis dental hibrida

Como tercera opción, es posible colocar los implantes necesarios para atornillar una prótesis híbrida, hacemos una estructura de cromo-cobalto sobre la que se montan los dientes en resina.

 

Prótesis sin paladar en prótesis removibles

  • Si se necesita una completa, colocar los implantes necesarios para fabricar una barra atornillada o poner unos ataches para diseñar una prótesis en la cual las hembras encajan en la barra o ataches machos colocados en los implantes. Este tipo de prótesis es ya removible, y depende del número de implantes que se puedan colocar. Es reforzada con una estructura interna de cromo-cobalto puede tener la fuerza y retención necesaria para prescindir de una buena parte del paladar.

 

  • Si quedan dientes remanentes en cantidad y calidad adecuadas se puede fabricar una prótesis removible de metal-resina (esquelético). Estas por sus características de anclaje y fuerza del metal puede reducirse el paladar a un tamaño realmente pequeño, teniendo además un grosor de sólo medio milímetro, e incluso se podría llegar a prescindir de él en algunos casos.

 

  • En una prótesis parcial de resina acrílica convencional en algunos casos habrá también la posibilidad de reducir el tamaño del paladar, pero dependerá del número de piezas a sustituir, mientras más piezas haya que añadir más paladar necesitaremos. Hay que tener en cuenta que un parcial de resina es mucosoportado, mientras menos encía abarque el aparato más se impactará en la encía y más frágil y propenso a la rotura será el mismo.

 

  • En una prótesis completa también se puede utilizar un paladar metálico de cromo-cobalto, con lo que conseguiremos que el grosor del mismo se vea reducido a medio milímetro, si bien tiene el inconveniente del incremento de peso.

protesis flexibles sin paladar

Prótesis paladar flexible otra opción a tener en cuenta

Hace ya muchos años que se utilizan también  las prótesis flexibles. Son aparatos confeccionados sobre una base de poliamida (nylon), que tiene bastante flexibilidad. No es como la silicona (blandita) simplemente flexan. Los retenedores no son metálicos, sino que forman parte de la estructura rosa de la resina y son muy estéticos. Es un material que se trabaja por inyección, es muy fuerte a las caídas  pero tiene el inconveniente de que una vez fabricado el aparato no se puede modificar, es decir, si es necesario añadir una nueva pieza es necesario fabricar un nuevo aparato. Además, por sus características tiende a teñirse con el paso del tiempo, por lo que habrá que extremar la limpieza del mismo e intentar evitar alimentos pigmentarios.

Lo que sí habrá que tener en cuenta es que el paladar es un elemento que contribuye en gran medida a la ahdesión de un aparato superior, reparte las fuerzas masticatorias en una superficie mayor y aumenta la resistencia a las roturas de una prótesis superior.

Exixtiendo soluciones para reducirlo o prescindir de él, habrá que valorar en cada caso individual las posibilidades, posibles opciones, y pros y contras de reducirlo o suprimirlo.

¿Te ha resultado útil el post ? ¡Ayúdanos a mejorar y puntúalo!
[Votos: 3 Puntuación media: 3]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *